Login      
INFO PARA PILOTOS

LA FAVL y la libertad
Una vez más tenemos la discusión "licencia sí - licencia no", un debate un poco cansador ya, pero que siempre ayuda a todas las partes involucradas a conocer otras posturas y a recibir información.

Me preguntaba por qué es tan recurrente este tema. Más allá de que pueda haber algún "trucho de alma", defensor de la anarquía y enemigo de todo lo que implique orden y organización, me parece que lo que hay en el fondo es TEMOR: un miedo lógico y natural de perder esto tan maravilloso que tenemos, que es la posibilidad de volar. Escribo entonces con la intención de despejar ese temor, y aclarar algunas cuestiones que se han venido distorsionando en la discusión, seguramente sin mala intención.

Antes que nada debemos aclarar que la FAVL no es un oscuro ente estatal ni una ambiciosa empresa privada. Somos un grupo de pilotos iguales a cualquiera de Uds., que nos encanta volar, queremos seguir haciéndolo y que el deporte crezca. Solo que en algún momento tuvimos la visión de que para defender y hacer crecer el parapente (uno de los objetivos primordiales de la FAVL) es imprescindible ORGANIZAR la actividad, y nos comprometimos a dedicar trabajo para lograrlo. "Solo la organización vence al tiempo" decía un viejo que la tenía bastante clara.

Claro que somos humanos y podemos equivocarnos a pesar de las buenas intenciones, pero al menos les pido que crean en nuestras buenas intenciones. También es claro que es muy difícil complacer a todo el mundo cuando hay posturas tan dispares, desde el que pretende que la FAVL sea policía y ande incautando equipos y cobrando multas, hasta el que pretende que la FAVL no exista. Ni una cosa, ni la otra.

Imaginemos que no existiera ninguna entidad que represente a los parapentistas, y algún funcionario decide prohibir el vuelo porque "esos loquitos del parapente son un peligro para la comunidad". Si querés protestar y no tenés alguien que te represente, ni siquiera te atienden. No les interesa hablar con pilotos individuales, uno por uno, quieren un interlocutor que sea representativo y que cumpla mínimos requisitos orgánicos, como tener personería jurídica. ¿Qué hacemos entonces, sin un representante?. ¿Salimos a cortar rutas?. Con el tiempo y de a poquito la FAVL se ha ido ganando una imagen ante las autoridades. Ya no somos "los loquitos del parapente", sino una organización seria y responsable a la que corresponde respetar. Y sin ir tan al extremo, la FAVL está siempre a disposición para acompañar proyectos de solicitar zonas de vuelo, armar proyectos comerciales que necesiten algún tipo de aval, etc.

Al margen de cumplir funciones deportivas, como cualquier federación (administrar el campeonato, llevar el ranking, etc.), la FAVL representa a sus Federados (a través de los clubes a los que están asociados) e indirectamente defiende el interés de TODOS lo parapentistas, que no es ni más ni menos que volar.

Se ha dicho que la FAVL quiere obligar a todos los pilotos a sacar licencia. Esto no es cierto. El que no quiera tener licencia, que no la saque y punto. Nadie le va a incautar el equipo, ni perseguirlo ni señalarlo con el dedo. Lo que sí hacemos es pedir apoyo (a través de la adhesión) para que la FAVL tenga mayor representatividad y peso, y podamos tener más fuerza a la hora de reclamar o negociar. Por ejemplo, pedir algún subsidio para ayudar a nuestros deportistas en el exterior (cosa que hasta ahora no hemos logrado), negociar algún tipo de seguro, etc. Pero esto es algo voluntario. Hay quienes ven la conveniencia de fortalecernos orgánicamente y quienes no, y cada uno es libre de decidir.

Se ha dicho que la FAVL quiere coartar nuestra libertad para volar. Pero es justamente lo opuesto. Lo que pasa es que no debemos llamar libertad a lo que no lo es. Imaginemos que yo quiero acampar con mi carpa en la plaza del pueblo, frente a la iglesia y la municipalidad. Enseguida va a aparecer algún policía a decirme "no m'hijo, esto es una plaza, no un camping. Acá no se puede". Yo puedo protestar que "no me dejan ser libre, son unos represores, autoritarios, oligarcas...", pero lo que estoy llamando libertad es en realidad la transgresión de una norma. Una norma que se estableció pensando en el bien común, para que todos puedan disfrutar de ese espacio, o en favor de la seguridad, o por algún otro criterio. Aún si no me echan de la plaza, no quiere decir que tenga realmente la libertad o el derecho de darle un mal uso.

Los despegues y aterrizajes son como esa plaza. Tienen un dueño o administrador que establece las reglas para usar ese espacio. Si lo quiero usar debo respetar su derecho a establecer esas reglas, porque mi libertad termina donde empieza la del otro. Esas reglas indefectiblemente están orientadas a favorecer la seguridad, para proteger el lugar de vuelo. Nadie quiere un accidente en su rampa, no solo por la mala imagen que implica, sino por las posibles implicancias legales (responsabilidad civil del propietario del terreno). Pueden pedir que los desconocidos hagan unos inflados de prueba, pueden pedir licencia, pueden exigir que se vuele asistido, y están en su derecho de hacerlo. Al que no le guste, es libre de ir a volar a cualquier otro lado de nuestro inmenso país, siempre que el dueño del terreno se los permita. Sería lindo cabalgar como Martín Fierro por la pampa sin alambrados, pero eso no existe. Hay gente que tiene derechos y hay que respetarlos.

Se puede argumentar que la licencia no es garantía de no sufrir un accidente. Es cierto, pero al menos es una referencia. Indica que ese tipo se preparó para aprobar un teórico, que demostró cierto control de la vela en el piso, que fue capaz de hacer las maniobras establecidas y aterrizar con cierta precisión. Es una referencia válida, como puede ser preguntarle a alguien "che ¿conocés a ese tipo que se está equipando ahí? ¿la tiene más o menos clara o es un peligro?".

Se ha dicho que hay un criterio elitista. También es incorrecto. Ya he dicho que el pedir licencia en un sitios de vuelo responde a criterios de seguridad, y lo mismo ocurre en un campeonato. El pedir licencia avanzada en un nacional es porque en esos campeonatos se vuela en condiciones fuertes y el piloto puede llegar a exponerse a riesgos mayores que en un regional o en la CND. Y si bien usualmente hay camaradería y buena onda, cada piloto debe estar en condiciones de analizar y tomar sus decisiones por sí mismo. Se han dado amplias posibilidades y flexibilidades para acceder a la licencia. Realmente el que no la tiene hoy es porque no la quiso tener, y mal puede venir a pedir que se extiendan eternamente las excepciones.

Si seguimos así, nivelando para abajo, va a ser como cuando convenía no pagar los impuestos, total siempre salía una moratoria. El plan para ir organizando la participación en campeonatos ha sido gradual y claro para todo el que se interesó en verlo. No queremos limitar el campeonato, al contrario, queremos que participe la mayor cantidad posible de pilotos. Pero que sea dentro de un marco de seguridad.

Se ha cuestionado la competencia de la FAVL para organizar la actividad de vuelo libre. En otras actividades hay entes que regulan la obtención de licencias para conducir autos, barcos, motos, planeadores y cualquier otra cosa que se quiera usar para competir. Pero no es el caso del vuelo libre, donde hay un agujero legal. Fuera de las normas generales de tránsito aéreo, no hay una ley específica para el vuelo libre, ni un ente estatal que otorgue licencias habilitantes. Por lo tanto, no es obligatorio tener licencia para volar. Viendo esta situación potencialmente caótica, en su momento la autoridad competente (Fuerza Aérea) emitió la disposición Nº 171 de fecha 22/11/2001, que en sus considerandos dice:

"Que la Autoridad Aeronáutica considera deseable que los entusiastas de estas actividades aerodeportivas se asocien en clubes y entidades similares y estos su vez integren la Federación Argentina, con el fin de que ésta última emita y difunda documentos que sirvan de orientación y sean fuente de información y de referencia técnica/operativa para mejorar las características de seguridad y performance de sus equipos."

Esta disposición sigue vigente y queda claro que la FAA reconoce a la FAVL como entidad "orientadora" de la actividad de vuelo libre (sin limitarla solamente a quienes deseen competir), y esto la habilita a emitir los correspondientes reglamentos y establecer el esquema de licencias que considere oportuno. Insisto, sin que sea obligatorio tenerla para poder volar. Pero si quiero volar desde una propiedad particular, deberé respetar sus condiciones. La FAVL ha considerado un aporte a la seguridad que en los sitios de vuelo se trate de verificar la competencia de quienes pretendan despegar (por su propia salud), ya sea pidiendo licencia o de alguna otra manera.

Bueno, se ha hecho largo (me contagió Musto...) y para muchos esto será todo muy obvio, pero espero haber aclarado el panorama especialmente a quienes están alejados de los clubes y la FAVL y no tienen otra forma de saber qué pasa, más que lo que se dice en estas listas. No hay malas intenciones, no hay intereses oscuros, queremos que todos usemos nuestra libertad de volar, pero que sea con seguridad y respetando las libertades de las otras personas.

Buenos vuelos

Juan Ramon Castillo

Autor:
envianos tu foto envianos tu foto a info@favl.org.ar
NOTICIAS

1º TALLER DE PILOTOS BIPLAZAS Y ASPIRANTES
ASAMBLEA ORDINARIA 14/12/2016
TARIFARIO 2016-2017
PROGRAMA 2° CONVENCIóN NACIONAL DE VUELO LIBRE
2DA CONVENCIóN NACIONAL DE VUELO LIBRE
APLICACION PARA ANDROID
CAP 2014 - MODIFICACIóN DE CALENDARIO
Sitio optimizado para resolución 1024x768px o superior - IE 6.0 F.A.V.L. Todos los derechos reservados Extrados Software Technology